info.naturmente@gmail.com +34 620 61 12 71 // +34 669 13 07 61 // +34 650 01 11 26

Avistamiento de Orcas en Tarifa (Cádiz)

http://naturmente.es/2015/01/avistamiento-de-orcas-en-tarifa-cadiz/

Nunca podré olvidar aquella mañana en la que por primera vez vi una orca.

Yo estaba en Tarifa, trabajando como guía de avistamiento de cetáceos en la empresa Turmares, al mismo tiempo que recogía datos para mi estudio de fin de máster “Comportamiento de calderón común y delfín mular en el estrecho de Gibraltar”.

Hacía dos días que las orcas merodeaban por el estrecho y varios de mis compañeros ya habían disfrutado de su presencia.

Para los que no lo sepan, varias familias de orcas viven en aguas del océano atlántico cercanas a las costas de la península ibérica. Gracias a la migración del atún (comida preferida de las orcas en esta zona), podemos observarlos cerca de Barbate (durante la temporada de almadraba) y en el estrecho de Gibraltar, cerca de la costa marroquí (durante la temporada de pesca de atún por los marroquíes).

Esa mañana llegué a la oficina, como cualquier otra mañana, cuando me comunicaron que yo sería una de las guías que saldría en el barco de avistamiento de orcas de ese día. ¡No me lo podía creer, por fin iba a verlas!

A pesar de los nervios, realizamos el check-in de los pasajeros como cualquier otro día y nos dirigimos al barco seguidos por unos pasajeros aún más ilusionados (si era posible) que yo.

Pero… el avistamiento de orcas no es nada sencillo, y tras una hora navegando llegamos al lugar donde se encontraban los pescadores. Me quedé muy sorprendida al ver 3 o 4 pescadores en una patera de apenas 2 metros de longitud pescando atunes más grandes que la propia barca. Era una imagen maravillosa pero… sin presencia de orcas.

Tras una hora de búsqueda y espera la ilusión y los nervios se iban convirtiendo en desesperación. Todos queríamos verlas pero allí no estaban.

Foto Orca

Orca en Tarifa.

De repente, una gran aleta negra… la había visto o ¿era mi imaginación? ¡NO! Allí estaban y yo era la primera en verlas. Corriendo fui a comunicarle la posición al capitán. Era Camacho, el macho de una de las familias y allí estaba con 5 hembras y 2 crías. Fue uno de los mejores momentos de mi vida, para mí y para muchas de las personas que estaban allí. Ahí estaban las orcas, comiendo el atún que los pescadores habían pescado antes de subirlo a la patera.

Es una sensación increíble (que no se puede explicar con palabras), y que recomiendo y pienso que todos debemos sentir. Poder ver a un animal tan majestuoso, tan grande, tan inteligente, en su HÁBITAT NATURAL, actuando como normalmente hace, viendo el comportamiento de su día a día…

Pero lo mejor aún estaba por llegar. Cuando pusimos rumbo a Tarifa (después de casi 3 horas) y todos íbamos contentos, hablando, comentando y revisando las fotos que posteriormente miraríamos una y mil veces y enseñaríamos a amigos y familias, las dos crías comenzaron a seguir el barco, navegando a gran velocidad, jugando en la popa, de un lado a otro, tan cerca que casi podíamos tocarlas. Y es que la salida no habría podido terminar de mejor manera.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *